Cómo organizar una mudanza… y no quemar todas tus energías

organizar mudanza

En agosto nos mudamos de casa. Siendo uno más en la familia y teniendo el contrato a punto de finalizar, nos planteamos que era un buen momento para buscar un piso algo más amplio. Surgió una oportunidad y aunque no era el momento más idóneo (bebé de 3 meses), organizamos la mudanza.

Mudarse está considerado un momento bastante estresante. Lo entiendo. La organización de la mundanza en sí -el trabajo que supone de desmontar, empaquetar, sacar y colocar- ya de por si es agotador. Pero además, hay un componente emocional muy fuerte. Desmontar la casa propia se siente como desmontar parte de la vida propia.

En nuestro caso, no era nuestra primera mudanza (yo a lo tonto he vivido en 3 casa antes en Madrid más dos en el extranjero) pero sí la más importante. El resto habían sido “parciales”), ahora trasladábamos una casa familiar muy vivida.

Dejábamos una testigo fundamental de nuestras vidas. En esa casa nos habíamos comenzado a convivir, nos habíamos casado y habíamos tenido nuestros dos hijos. Ahí es nada. Dejarla atrás, removía mucho. Ver cómo otros manipulan ese espacio de intimidad, cómo se esfuma por la ventana… no te deja indiferente.

Por eso, en este post, comparto los aprendizajes para intentar hacer la mudanza lo más suave posible.

1. Deshazte de cosas antes de la mudanza.

Mover cosas inútiles no tiene ningún sentido. Supone un retrabajo absurdo: guardar, empaquetar, volver a sacar y clasificar en la casa nueva… Es ineficiente porque te va a llevar más tiempo pero también porque te va a costar más dinero. Como hablábamos en otros post hay muchas alternativas para dar nueva vida a las cosas que ya no nos son útiles, una es venderlas, otra es regalarlas.

En el fondo, esto de revisar lo que queremos mudar lo sabemos todos. Pero si no nos lo tomamos en serio y reservamos tiempo de dedicación plena para hacerlo, no va a suceder. Algunos consejos para que lo consigáis.

  • Planifica tiempo específico para ello: el fin de semana antes dedicarlo a esto o incluso pedir un día de vacación o destinar un día de los que se dan por permiso por mudanza. Te aseguro que será un tiempo bien empleado.
  • Cuanto más concentrado mejor: es un trabajo que puede llevar muchísimo tiempo y es agotador así que intenta hacerlo con el menor número de distracciones posibles. Cuanto antes acabes, mejor te sentirás. Si tienes niños, pide a amigos/padres, etc, que por favor te los cuiden unas horas para que podáis avanzar más rápido.

2. Rodearte de buenos profesionales.

Las empresas de mudanzas son el profesional fundamental para la mudanza. Si es una mudanza importante (que no sea solamente mover un par de sofás de aquí para allá sino mudar una casa entera con muebles buenos, cosas delicadas, etc) contratar a un profesional serio. Algunos consejos:

  • Pide referencias: si conocéis a alguien cercano que trabaje en ese sector, que haya hecho una mudanza o si vais a contar con un organizador profesional, preguntadle.
  • Pide un par de presupuestos y ofertas de servicios para comparar.
  • No sólo importa el precio. Algunas cosas a tener en cuenta, que debes preguntar:
    • si tienen seguro
    • si se encargan de pedir los permisos necesarios
    • si utilizan materiales adecuados para trasladar las cosas (mantas para los muebles, burbujas paa las cosas delicadas,etc),
    • si envuelven las cosas pequeñas, qué hacen cuando dejan las cosas en la casa nueva (normalmente no sacan cajas pero sí desembalan y colocan muebles, que es una gran ayuda),
    • si tienen guardamuebles (en caso de que lo necesites)
    • cómo van a realizar la mudanza (bajando por las escaleras, instalando una grua). Si tienen por ejemplo cajas-armario para colgar la ropa directamente porque facilita mucho el traslado, no se arrugan y ahorra mucho tiempo.
    • cuánto tiempo van a tardar
    • si tienes algún mueble o elemento más delicado pregunta concretamente por él.

Por si os sirve de referencia yo pedí presupuesto a Estebaranz y a Hernán. Finalmente me decanté por los primeros y quedé encantada.

Otro profesional que puede ayudar mucho es el organizadores profesional. Si crees que vosotros solos no vais a poder porque es mucho o porque no le vais a poder dedicar mucho tiempo, buscar ayuda de un organizador profesional. Yo conté con la súper ayuda de María Gallay para volver a colocar las cajas. Vino dos tardes y en dos días aunque os parezca increíble habíamos colocado todo. Y además lo que coloqué con ella no he tenido que volver a recolocarlo porque tiene tanta experiencia que todo estaba en el sitio perfecto. Así que el dinero mejor invertido.

En la organización que dirige, la Asociación de Organizadores Profesionales de España, os pueden recomendar organizadores profesionales por vuestra zona.

3. Prepara chuletas.

vitrina

Seguramente hay muebles que tienes ya muy bien colocados en tu casa actual y que te ha llevado tiempo configurar ese orden idílico. En mi caso, es la alacena o vitrina francesa donde guardo todas las vajillas y cristalerías. Ya os expliqué en otro post, cómo procedí a colocarla para que resultara práctica y también decorativa.

En este caso ¿para qué repensar la rueda? Hazle una foto para que te sirva de chuleta. Yo tenía mi foto de la vitrina colocadita y allí María y yo mano a mano la colocamos súper fácilmente.

Mi sugerencia: haced las fotos de esas librerías, estanterías, vitrinas o armarios que ya tenéis tan bien colocaditos y compartirlas en vuestro módulo de fotos de dommuss. Así todos la tendréis a mano independientemente de quién coloque.

4. Prepara el kit esencial para la mudanza

Preparad cosas que os van a facilitar mucho el trabajo. Mi recomendación:

  • Cutter para abrir cajas.
  • Guantes de algodón o de usar y tirar de cocina si os molesta mucho el polvo o si tenéis alguna sensibilidad (psoriasis, alergias, etc) porque después de tantas horas moviendo cajas, etc, se quedan las manos fatal.
  • Trapos de algodón para ir limpiando el polvo de las cosas que saquemos.
  • Escalera. En función de lo alto que sea el techo/los muebles, así necesitaréis la escalera.

5. Aprovecha para hacer una buena limpieza previa.

Y por último, aunque puede parecer una tontería, aseguraros antes de que el sitio al que os vayáis a mudar esté bien limpio porque una vez que se colocan los muebles ya no se puede volver a limpiar igual de bien. Si ha habido obra previamente, ni os cuento, sale polvo de las paredes a lo loco.

Así que nada, si os toca mudanza pronto ¡¡muchas ganas y al toro!! Que si se toma con buen espíritu la mudanza puede ser un gran momento para revisar las cosas que nos interesan y darle una vuelta a la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *