Puesta a punto de la casa a la vuelta de vacaciones

Puesta a punto de la casa a la vuelta de las vacaciones

Ya estoy aquí, de vuelta de las vacaciones, con las pilas cargadas para empezar un nuevo curso. Como estos días estoy todavía un poco a medio gas en el trabajo, estoy dedicando tiempo para una puesta a punto de la casa.

Y es que si lo hacemos así, reservando unos días para esto o aprovechando como yo la jornada intensiva (en mi caso autoimpuesta, jeje), primero nos ayuda a superar la temida crisis post-vacacional pero además, dejamos todo listo para poder comenzar la rutina con buenas bases y con más tranquilidad. Así que marchando una buena puesta a punto de la casa por favor.

1. Limpiar y deshechar

La vuelta de las vacaciones es un momento perfecto para poner en práctica el principal consejo de la gurú del orden japones Marie Kondo: deshechar. No sé si te habrá pasado a ti también pero al volver de vacaciones y ponerme a deshacer la maleta me di cuenta de que había funcionado durante las vacaciones con lo que me había llevado estupendamente. De hecho, a pesar de haber planificado la maleta “perfecta” alguna cosa incluso me ha sobrado, pero bueno, esto es típico del veraneo del norte que como hay que llevarse desde el bañador hasta la sudadera, en función del tiempo un año te pones cosas más veraniegas y al siguiente lo contrario. El caso es que todavía quedaban bastantes cosas en mi armario, y eso que tengo un armario minimalista. Y ni os cuento en el baño, más de lo mismo. Por eso, con esta mentalidad minimal instaurada, seguros de que podemos disfrutar igual o más con menos, es el momento de aprovechar para deshacernos de esas cosas que realmente no necesitamos.

2. Repuestos, reparaciones y gestiones

Quizá este es el paso más importante de la puesta a punto de la casa a la vuelta de vacaciones. Antes de irnos de vacaciones apuramos con lo que tenemos como sea porque ya estamos en modo “cerrando la casa”. Por eso, a la vuelta, y ya que nos enfrentamos a la casa con objetividad, nos damos cuenta de que estar sin dos cuerdas del tendedero no es operativo. Nos damos cuenta de que hay un millón de cosas que hay que reparar o reponer. Dommuss en mano, nos hemos puesto a hacer una lista y ni os imagináis todas las minicosas que teníamos pendientes: cambiar el tendedero, cambiar las cuerdas del tendal, cambiar un grifo que gotea que se rompió tres días antes de irnos de vacaciones, reponer los cartuchos de tinta de la impresora, cambiar las almohadas, ir a recoger una carta a correos, llevar varias cosas a la tintorería, etc. Menos mal que esta mañana que me ha cundido un montón y ya he podido ir liquidando algunas cosas. Algunas tendremos que esperar para la semana que viene que todavía el médico de Isabel y la tintorería están cerradas. Para estas delegaré, hay que practicar la corresponsabilidad.

Compras en ferretería

3. Aprovisionamiento

Por supuesto, a la vuelta hay que reponer la despensa y la nevera. Nosotros intentamos siempre gastar todo lo que tenemos antes de irnos. Es un buen ejercicio por dos razones: primero porque te obliga a hacer limpieza de nevera/congelador y despensa, que si no hay de repente una carne que lleva ahí dos meses y que o se le da salida o se va a poner mala. Segundo, porque evitamos encontrarnos olores no deseados si se va la luz mientras que estamos fuera y se pudre todo lo que hay en la nevera o unas patatas o cebollas que se nos olvidó gastar antes de irnos. Ya hemos hecho dos buenas compras, de frescos y de fondo de despensa y estamos equipados para la vida moderna.

4. Vuelta al cole

Y, como no, si tienes hijos en edad escolar, hay que preparar la vuelta al cole. Yo reconozco que todavía no me preocupo mucho en este sentido porque mi lenteja es todavía pequeña aunque sí que he aprovechado para comprarle básicos para la próxima temporada – bodys, pijamas y calcetines. Te recuerdo que si no tenéis mucho tiempo, como vimos en este post, internet puede ser un gran aliado para ayudarte con la vuelta al cole. Piensas bien lo que necesitas, lo encargas y te llega a casa. Aunque si tienes tiempo, mejor ir con los niños y prepararlo juntos. Para mi, con el amor que tengo por los cuadernos y materiales de papelería en general, la vuelta al cole era un planazo.

Pues yo creo que con esta puesta a punto de la casa vamos a empezar con energía el nuevo curso, ¿no? ¿Hay alguna rutina de organización que haces tú a la vuelta que no he comentado? me encantaría que me contarais. ¡Ánimo!

4 pensamientos en “Puesta a punto de la casa a la vuelta de vacaciones

  1. Hola Rita, gracias por tus consejos. Yo aún estoy terminando mis vacaciones, pero tomo buena nota de tus consejos. Ya te contaré cómo quedo. De momento yo de vuelta al colé voy por partida doble y reconozco que es lo que más pereza me da. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *