Cuándo involucrar a los niños en las tareas de casa

involucrar a los niños en las tareas de casa

Hola a todos. Hace no mucho hablábamos de la corresponsabilidad. Decíamos que es la clave para la conciliación porque como que trabajen ambos miembros de la familia hoy en día es casi una necesidad, hay que repartirse las tareas del hogar y la familia. En este reparto casi siempre pensamos en cómo repartirnos en la pareja o con ayuda externa si tenemos la suerte de contar con ella. Pero también es importante que contemos con los hijos para todo esto, es conveniente involucrar a los niños en las tareas de casa. Sólo hay ventajas: aprenden a asumir responsabilidades, a ser autónomos, a valorar lo que cuesta mantener una casa en orden o cuidar de los hermanos, etc.

Recuerdo que en casa de mis padres teníamos tareas bastante tasadas sobre todo en las comidas: mi hermano pequeño, ayudaba a preparar la comida (no era casualidad, ha acabado siendo cocinero y es uno de nuestros colaboradores), mi hermano el mayor, se encargaba de servir, del cambio de platos entre el primero, el segundo y el postre, etc y yo ayudaba a mi madre a recoger. Y ya de paso nos quedábamos largos ratos conversando sobre lo divino y lo humano… Las tareas del jardín, quitar malas hierbas, segar, etc, tenían casi siempre recompensa extra. E ir a la compra era un gran plan porque siempre se salía con algún antojillo en el carrito. 🙂

Pero lo que es también importante es saber cuándo involucrar a los niños en las tareas de casa. Es decir, qué pueden ir asumiendo a cada edad. Nuestra lentejilla es todavía muy pequeña para hacer mucho pero ya estamos empezando a intentar que ayude a la hora de recoger sus juguetes. El otro día, vi a unos mellizos graciosísimos que ya conocemos del parque porque son sólo un par de meses más pequeños que Isabel, recogiendo como unos fenómenos sus juguetes. Se lo comenté a su madre y me dijo que lo habían entrenado mucho con una canción. Así que con esa estamos nosotros ahora “a guardar, a guardar, cada cosa en su lugar…”

Y me acordé que hace no mucho tiempo me había topado con esta tabla para saber qué tareas pueden hacer los niños en función de su edad. Está inspirada en el método Montessori (sobre el que por cierto, quiero profundizar, por si me recomendáis alguna lectura).

Tabla de edades y tareas para saber cuándo involucrar a los niños en las tareas de casa tabla para involucrar a los niños en las tareas de casa

Este método aboga bastante por dar autonomía a los niños. Y es verdad que yo creo que quizá los padres de hoy en día, a veces les dejemos poco margen de maniobra. Justo el otro día nos lo comentaban en la reunión de la guarde “que los niños tenían que ganar autonomía y que los padres teníamos que dejarles hacerlo. Que habían observado como a muchos niños se les caía el chupete y no iban a buscarlo (porque estaban acostumbrados a que alguien se lo recogiera)”.

Así que es bueno que los niños tengan autonomía y además es bueno que ayuden en las tareas de la casa para que aprendan a responsabilizarse y para que así los padres estemos más liberados para poder pasar ratos disfrutando todos juntos.

¿Cómo lo veis vosotros? ¿lo veis factible? ¿habéis sido capaces de que los niños vayan poco a poco colaborando en las tareas de casa?

P.D. Puedes leer todos nuestros post sobre conciliación en nuestra sección dedicada a este tema.

2 pensamientos en “Cuándo involucrar a los niños en las tareas de casa

  1. Claro que si, Rita, la colaboración y el trabajo en equipo tiene que ser común a todos los miembros de la familia. Muy importante, no hacer distinciones de género! Desde luego, si son capaces de instalar una app creo que perfectamente pueden poner una lavadora. El tema es promoverlo, ser constantes con el entrenamiento de esa autonomía de la que hablas y no interferir para hacerlo más rápido y mejor: miras para otro lado y te aguantas, pero no lo haces si es tarea del otro, que por ser mamás expeditivas no les dejamos aprender a ser responsables de sus propias cosas. Comparto tu post!

    • Hola María:

      Muchas gracias por tu comentario. Como dices es verdad que lo difícil, como casi siempre en la educación de los hijos es la consistencia y la constancia… Y no que el día que tengamos prisa nos pongamos a hacerlo nosotros. Y no sólo con los niños 😉 Un beso fuerte!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *