La conciliación es una necesidad

La conciliación es una necesidad

Estas últimas semanas hemos leído y escuchado titulares en relación con la mujer trabajadora que han generado mucha controversia y debate. No es para menos: “Oriol dice que prefiere contratar a mujeres que no queden embarazadas”; “El concejal de Hortaleza echa a una alto cargo municipal por tener un hijo” o “Apple y Facebook financiarán la congelación de óvulos de sus empleadas”. ¡Qué poca sensibilidad social!

Sin entrar a analizar cada una de las noticias (que daría de sobra para varios artículos), quiero compartir una reflexión para participar en este debate. Considero que a título personal cada mujer y/o cada familia debe establecer el modelo que más le convenza. De esto ya hablamos en el otro post dedicado a la conciliación en las familias.

Lo que quiero resaltar hoy, más allá de la elección particular de cada uno, es lo siguiente: que la mujer trabaje, que se concilie el trabajo y la familia, hoy en día prácticamente no se puede considerar como una opción, sino que es una necesidad. De hecho os diré que la conciliación es una necesidad tanto para las familias como para la sociedad. En el artículo de hoy desarrollaré el primer punto.

¿Por qué es una necesidad para las familias que la mujer trabaje?

presupuesto familiar

Foto de Alexander Stain via Pixabay

  • La razón más importante es que la vida familiar es cara y difícilmente se puede sustentar por una sóla persona. Según los datos de la encuesta de presupuestos familiares del INE, el gasto familiar medio en España de 2012 fue de 28.139 euros. En cambio, según la encuesta anual de estructura salarial del mismo instituto, la ganancia media anual por trabajador fue de 22.726 euros en 2012. Es decir, un salario medio, no puede cubrir las necesidades de un hogar medio. Es una pena que en el INE no haya datos evolutivos de los últimos 30 años porque si los hubiera creo que veriamos cómo esta circunstancia se ha agravado enormemente en las últimas décadas ya que antiguamente con un salario vivía una familia. Y además eran familias mayoritariamente numerosas, no como las de ahora (la media es de 2,53 miembros por hogar). Es verdad que también somos algo más caprichosos y nos gusta vivir mejor, pero aún así… ¿que familia se puede permitir hoy en día tener 5, 6 ó 7 hijos? Se necesitan unos salarios al alcance de sólo unos pocos.

empleo

Foto de Unspalsh via Pixabay

  • En segundo lugar, es importante que los dos miembros de la pareja trabajen porque hay menos estabilidad laboral: los empleos no duran para toda la vida. No he conseguido cifras oficiales para demostrar cómo ha evolucionado la media de puestos de trabajo durante la vida laboral de los trabajadores españoles pero yo creo que todos tenemos ejemplos a nuestro alrededor que prueban que si antes era bastante habitual hacer carrera en una empresa y básicamente dedicar tu vida laboral a ello, hoy en día eso está en desuso. Las industrias cambian rapidísimamente, y por tanto los contenidos de trabajo cambian también al mismo ritmo. Esto hace que sea difícil que una persona pueda permanecer en el mismo puesto durante décadas y como consecuencia de ello se producen restructuraciones, despidos, etc. En resumen, hay muchas posibilidades de que en un momento dado de nuestra vida laboral estemos sin empleo. Si, como hemos visto antes con un salario es difícil mantener una familia, con una prestación por desempleo es casi imposible. Por eso creo que también es importante tener dos salarios en la familia, es una red extra de seguridad.

matrimonio

Foto de Kgorz via Pixabay

  • También hay menos estabilidad familiar: los matrimonios tampoco no duran para toda la vida. Según los datos estadísticos del Instituto de la Mujer, en España en 1999 sólo el 17,35% de los matrimonios se divorciaba, cifras cercanas a las que tenían en ese año otros países de tradición católica como Italia (12,25%), Irlanda (12,59%) y muy alejadas del 52,71% de Reino Unido o el 44,25% de Alemania. En cambio, 10 años después, en 2009, el 56,42% de las parejas que se casan en España se divorcian. Esta cifra se ha alejado mucho de las tasas de Italia e Irlanda (en torno al 15%-20%) e incluso ha superado las de Reino Unido y Alemania (que se mantienen en torno a los 50%). Afrontar los gastos de un hogar es difícil, pero de un hogar que se rompe es mucho más complicado (dos viviendas, pensiones compensatorias, etc.). Yo creo que es en beneficio de todos que haya un par de sueldos a la hora de tener que enfrentar estas situaciones para que se puedan tomar por las razones indicadas y no estar condicionado por la situación económica.

Creo que no hacen falta más razones para entender que las familias necesitan madres trabajadoras. No sé cómo lo veis el resto. ¿Qué opináis? ¿Os lo habíais planteado alguna vez como una necesidad?

P.D. Puedes leer todos nuestros post sobre conciliación en nuestra sección dedicada a este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *