Organizar una boda sin estrés, ¿es posible?

Una boda sin estrés es posible

No lo sé, la verdad. Pero sí sé que hay que intentar que sea así, sin estrés. De hecho, el objetivo debería ser tratar de disfrutarla al máximo. Tanto el día “B” como el proceso. Por eso, en dommuss, estamos reflexionando sobre el tema y preparando una guía para organizar una boda sin estrés. Porque la planificación, a parte de toda la ayuda que podamos conseguir, es la herramienta para bajar el nivel de estrés de una fecha tan significada.

Hay muchos factores que hacen de una boda un evento particularmente estresante.

En primer lugar porque las bodas de hoy en día son, por lo general, eventos con todas las letras. Si tuviéramos que organizar un evento similar para una empresa contrataríamos a una agencia de eventos con un montón de personas trabajando en ello. Hay mil cosas que hacer… Y claro, si tuviéramos todo el tiempo del mundo sería maravilloso pero la mayoría de las veces lo tenemos que compaginar con el trabajo cuando no con un cambio de casa, una promoción o vete tú a saber qué más.

Segundo, porque es un día enormemente importante desde el punto de vista emocional y eso hace que queramos que salga todo a la perfección. Yo no soy de esas chicas que han imaginado su boda desde los 6 años pero aún así, desde que lo decides, es inevitable visualizar el día un millón de veces en tu cabeza. Claro, y ya puestos a visualizar, queremos estar guapas, queremos que la ceremonia sea preciosa, queremos que el día sea limpio y luminoso, queremos que la comida esté de estrella michelín…

En tercer lugar, porque en muchos casos nos gusta que la gente cercana -padres, suegros, hermanos y amigos- participen con nosotros de la del evento. En otros casos, hay novios que no quieren y aún así todos estas personas se entrometen. Eso es peor, jejjeje. En cualquier caso, tenemos que estar pendientes de mucha gente y que en ocasiones surjan roces. Que si la suegra presiona para que el menú sea de una forma, que es imposible cuadrar fecha para que tu amiga del alma vaya a la prueba del vestido… Surgirán mil mini inconvenientes. Al final hay que tomar muchas decisiones y es imposible estar de acuerdo en todo. Ni siquiera los novios.

Por último, porque como acaban siendo celebraciones tan caras (todo lo que lleva el apellido “boda” es mucho más caro para empezar a hablar), también tenemos esa presión extra de “con todo el dinero que estamos gastando…”

Pues sabéis que os digo:

Si no llegáis a todo, delegad;

Si no está todo perfecto, da igual mientras que el compromiso sea sincero;

Y ya que os vais a gastar una pasta, centraros en pasarlo bien y disfrutar.

Sé que suena fácil pero no lo es. En el siguiente post, para tratar de hacer la planificación y organización de la boda más fácil, compartiremos una guía para organizar una boda sin estrés que hemos preparado.

 

2 pensamientos en “Organizar una boda sin estrés, ¿es posible?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *