5 hábitos para ser familias ecológicas: sencillos gestos diarios para mejorar nuestro entorno

familias ecológicas

El otro día hablábamos sobre una regla sencilla para ayudarnos a ser más ecológicos. La regla de las tres erres: reducir, reusar y reciclar. Es un tema que me interesa mucho y que considero que puede resultar muy útil para la mayorías de las familias… estoy convencida de que si todos nos animamos a ser familias más ecológicas podemos acabar cambiando entre todos cómo cuidamos nuestro entorno y planeta.

Para los que me conocéis, ya sabéis que cuando me pongo a investigar en algo, no hay quien me pare… Así que he estado leyendo mucho para entender en qué hábitos de nuestro día a día podríamos cambiar las familias para resultar más ecológicas. 

Pero además estoy encantada porque no estoy sola en esta investigación. Cuento con la ayuda de una nueva colaboradora, mi amiga Mercedes Muñoz Cañas, que es bióloga y ambientóloga y nos va a ayudar un montón en este camino.

Hoy hablaremos de los 5 aspectos de nuestro día a día en familia que podemos empezar a cambiar si queremos ser familias más ecológicas.

5 hábitos sencillos para familias ecológicas

#1. Hacer un uso de transporte más limpio: ¿podemos utilizar más el transporte público? ¿podemos tener en casa o hacer uso vehículos menos contaminantes como bicis, motos, coches eléctricos?

#2. Minimizar el consumo de agua: hay mucho consumo de agua en un hogar y un montón de oportunidades en la que podemos tener más cuidado. Al ducharnos, lavarnos los dientes, fregar los platos o poner la lavadora fundamentalmente.

#3. Minimizar el consumo energía: básicamente se trata intentar ahorrar en luz, consumo de electrodomésticos, aire acondicionado y calefacción excesiva.

#4. Cambiar nuestros hábitos de compra para generar menos residuos y desechos: se trata de cambiar nuestra mentalidad de consumo constante y de usar y tirar para tener una mentalidad de un consumo mucho más consciente. Debemos pensar si realmente necesitamos lo que vamos a comprar e intentar reducir el consumo de plásticos, sobre todo los de un solo uso. También podemos comprar productos locales que dejen menos huella de carbono en su transporte.

#5. Reciclar la mayor parte de residuos que generemos: Ya sabéis -amarillo: latas, plástico y brick-; azul: papel y cartón; verde: vidrio. Pero hay más, hay muchos materiales y productos de uso común como ropa, bombillas, pilas, sartenes, aceite que también podemos reciclar. Ya os contaremos cómo.

La idea es en próximos artículos ir desgranando con la ayuda de nuestra colaboradora qué trucos o medidas podemos implementar para usar transportes más limpios, ahorrar agua y energía, reducir residuos y reciclar.  ¿Te apuntas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *