Organizar el armario (I): arreglar, vender/regalar o tirar

Organizar el armario

Parece que los días de sol se están instalando así que he aprovechado para sacar mi ropa de entretiempo. Guardo la ropa en tres temporadas: invierno, verano y entretiempo, que me sirve para la primavera y el otoño. Creo que es mejor tener fuera sólo la ropa en la época en que te la vas a poner. Se estropea menos porque la usas cuando realmente la necesitas y porque no está toda apretujada en el armario. 

Por ejemplo, ahora ya no hacen falta los plumas, ni los jerséis gordos de lana, ni las botas abrigaditas… pero en cambio, apetecen las blusas de seda, los blazers y jerséis de algodón, las cazadoras de cuero, las bailarinas, las camisetas y los pantalones de colores más claritos y brillantes, los monos... ¡Qué apetecible verdad!

pantalones entretiempoBueno, pues una vez que habéis guardado la angora y liberado el algodón… hay que organizarlo. El primer paso es repasar la ropa que tenemos. Básicamente, yo me hago tres preguntas:

  • ¿Está ponible? Es decir, me sienta bien o llevo tres años sin ponérmelo porque es de la talla que tenía con 25 y voy con el pantalón como una morcilla patatera.
  • ¿Me gusta? Hay veces que guardamos cosas porque nos las han regalado, por si acaso se vuelve a llevar… Mi experiencia me dice que sólo compensa guardar las cosas que rearealmente buenas porque merecerá la pena arreglarlas en un futuro. La ropa que no es tan buen, aunque en algún momento se vuelvan a llevar, como la moda no será exactamente igual, te costará más el arreglo que volvértelo a comprar en Zara. Y al final es lo que harás: comprártelo en Zara.
  • ¿Necesita algún arreglo? O bien como decíamos porque es una prenda buena que se le puede sacar partido o porque se le ha caído un botón, se ha descosido la cinturilla, etc.

camisetas entretiempo

Una vez superada la criba, deberías tener cuatro montones:

  • Planchar/guardar: depende de cómo esté la ropa de arrugada. Si la has guardado bien doblada o en perchas, seguramente no tengas que plancharla.
  • Arreglar: si no eres muy manitas, mejor llevarlo a tu mami, o algún sitio donde te lo arreglen. A veces hay que asumir que lo más probable es que no lo vas a hacer tú. Si no, te puede pasar como a mí este invierno, que tengo un par de jerséis sin usar porque iba a coserles unas coderas en octubre……
  • Vender/regalar: puedes optar por vender la ropa de segunda mano o donarla a alguna organización que la vaya a aprovechar. Si la quieres vender, puedes hacerlo a través de alguna de las apps que proponemos en el artículo “Cómo vender cosas de segunda mano”.
  • Tirar: si está muy feo y muy viejo: haz trapos o tíralo 🙂

¡Manos a la obra! El próximo día hablaremos del segundo paso para organizar el armario: diseñar los looks

ropa entretiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *