Hace ya un año…

Aniversario de boda

Hoy es nuestro aniversario de boda. ¡¡Hace ya un año desde que nos casamos!!  6 de abril de 2013, en Trujillo. ¡Y cómo disfrutamos!  Hizo un día un poco más frío que hoy pero con un sol brillante. Estaba el campo precioso, verde y plagadito de flores. A las 12:30 teníamos cita en la Iglesia de San Martín de Tours, en la plaza Mayor de Trujillo. Yo sólo fui capaz de dormir 5 horas por los nervios y a las 8:00 ya estaba en pie; 30 minutos antes de lo previsto. Hasta las 12:15 estuve preparándome en casa con mis padres y hermanos…

campo de Extremadura en abril

Mientras, Andrés se arreglaba en el Hotel NH Palacio de Santa Marta, a pocos metros de la plaza.

preparación del novio para la boda

La iglesia estaba vestida con miles de paniculatas blancas, la gente estába elegantísima y dispuesta a pasarlo bien, la lluvia dio una tregua después de 2 meses sin parar de llover… ¡no se podía pedir más! Nosotros, emocionados por tener a tantos amigos y familia allí, disfrutamos de cada momento.

boda en la iglesia de San Martín de Tour en Trujillo

salida de la iglesia de San Martín, plaza mayor de Trujillo

Me encanta recordar los detalles: el velo que llevaba es de la familia de Andrés y tiene historia, lo compró uno de los abuelos de Andrés en Bruselas y lo habían llevado ya todas las hermanas del novio al altar. El vestido que había elegido en Max Mara era un regalo de mi suegra y lo conjunté con unos pendientes de mi tía, una estola de bisón de otra tía mía, unos zapatos de Franjul regalo de mi amiga Cristina y el anillo de compromiso que me regaló Andrés, realizado en la joyería Presmanes de Santander, de donde es su familia.

preparación novia para la boda

Pero aún hay más: en el aperitivo servimos croquetas de Un Bocado preparadas de mi hermano pequeño, regalamos aceite de oliva virgen extra de mis padres y abrimos el baile con “Cloud Walk”, un vals compuesto por mi hermano mayor. En la comida mis amigas me leyeron un discurso sentido y precioso que me emocinó y que siguió con la réplica improvisada de mi suegro, dos de mis cuñados y por último, de Andrés. Cada vez que lo recuerdo, sonrio.

comedor dehesa La Torrecilla

discursos boda

Todo salió a la perfección: la decoración, con la que me ayudaron Eme&Be, alegró la Dehesa la Torrecilla, que ya de por sí es muy bonita y estaba luminosa y con el campo verde de fondo; el cátering San Jorge, nos sirvió rico y bien. Y por último, la música que nos regalaron Íñigo y Jose de Dándote Ritmo que consiguieron que todo el mundo bailara y que una gran mayoría nos quedáramos hasta el final. 

decoración campestre boda

baile boda

Fue una boda genial: natural, cercana y muy muy muy divertida.

Fotos de Nano Gallego y Jesús Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *