Cómo financiar un proyecto

como_financiar_un_proyecto

Lo sé. He estado totalmente desaparecida del blog últimamente. La causa fundamental es precisamente de la que quiero hablaros hoy. He estado con mucho trabajo intentando dejar cerradas varias fuentes de financiación para dommuss y terminando un importante trabajo de consultoría antes de irme de vacaciones.

Como estoy segura de que algunos de vosotros -familias dommusseras- tendréis una empresa, seréis autónomos o estaréis incluso contemplando emprender, he pensado compartir todo lo que he ido aprendiendo sobre cómo financiar un proyecto por si os puede resultar útil. Hay multitud de opciones pero hoy quiero comentar las cuatro formas que considero más factibles y con más sentido para los comienzos de un proyecto: los ahorros y el pluriempleo, las aportaciones de otros socios, las subvenciones y ayudas (europeas, estatales o autonómicas) y los préstamos con entidades financieras.

Aportaciones propias: los ahorros y el pluriempleo

Esta es la base y el comienzo de cualquier negocio. Para dar vida a cualquier proyecto, hay que empezar con un mínimo de capital. Aunque desde el principio tengas pensado buscar socios para que formen parte del proyecto, lo normal es invertir algo uno mismo porque si no arriesgas tu dinero va a ser difícil convencer a los demás de que arriesguen el suyo.

A parte de contar con algunos ahorros, los proyectos a veces no dan al principio para proporcionar un salario muy cuantioso y, en algunos casos, ningún tipo de salario. Yo, por ejemplo, llevo ya mucho tiempo trabajando en dommuss pero todavía no da dinero suficiente ni para cubrir los gastos fijos, así que mucho menos para ponerme un sueldo.

Por eso, a muchos emprendedores, nos toca lidiar con el pluriempleo durante una época. Algunos optan por mantener el trabajo y simultanearlo al principio, mientras se monta todo y se lanza, hasta que empieza a rodar, se consigue financiación o se consigue que ya empiece a ingresar dinero. Otros optamos por hacerlo más adelante, cuando ya está lanzado pero todavía no genera muchos ingresos. Entonces, nos vemos forzados a buscar otros proyectos que no llenen el 100% de nuestro tiempo para poder seguir con el proyecto pero teniendo ingresos para el día a día.

Yo, por ejemplo, estoy haciendo consultorías de marketing estratégico y aunque obviamente esto supone un esfuerzo adicional, es verdad que también me permite mantener un sueldo y además seguir enriqueciéndome en mi área, que siempre me aporta tanto a mi como a dommuss.

Aportaciones de socios: dinerarias y no dinerarias

Otra de las alternativas más comunes es buscarte compañeros de viaje. Es fundamental elegir muy bien porque el viaje si todo va bien será largo y no exento de dificultades. Hay muchos proyectos que fracasan precisamente por desavenencias entre los socios y es una pena. Bien elegidos, los socios son un tesoro. No sólo porque con sus aportaciones te permiten sacar el proyecto adelante sino porque además es muy agradable compartir y estar acompañado. El emprendimiento en plan maverik puede resultar muy solitario. En cualquier caso, para poder prevenir problemas, resulta muy útil firmar un pacto de socios previendo todos los aspectos sobre los que puedan surgir controversias más adelante.

Hay básicamente dos tipos de aportaciones que pueden hacer los socios en las SL, que son las sociedades más comunes: aportaciones dinerarias (bienes o dinero), en este caso, se les suele conocer como socios capitalistas, y las aportaciones no dinerarias. Por ejemplo, un socio a lo mejor no dispone de liquidez pero tiene un inmueble vacío y la empresa necesita una oficina para establecerse, pues ese socio podría aportar la oficina y que esta aportación sea valorada económicamente para poder compararla con el resto y decidir el porcentaje de las participaciones que le corresponden.

firma_ENISA

Subvenciones o ayudas de entidades públicas

Hay muchas entidades públicas, de la Unión Europea, estatales o autonómicas o locales que prestan ayudas a PYMES. En algunos casos, los menos, son subvenciones. Es decir, aportaciones a fondo perdido, que no hay que devolver. En otros casos, como el ICO – Instituto de Crédito Oficial-, ENISA -Empresa Nacional de Innovación-, ICEX -para las exportaciones o internacionalización-, o Aval Madrid, son financiaciones con más facilidades que las que dan los bancos.

La semana pasada finalmente nos concedieron un préstamo ENISA para dommuss así que es del que mejor puedo hablar. Las ventajas fundamentales que ofrece son dos: por un lado un dilatado periodo de carencia (hasta enero de 2019 no tenemos que empezar a devolver el capital) y por otro, te conceden el préstamos sin aval ni otro tipo de garantía, por lo que si la cosa se tuerce y tenemos dificultades para devolverlo, por lo menos no pongo en riesgo el resto de mis ahorros -que ya no son mucho pero me interesa conservarlos.

Préstamos o créditos con bancos

Una opción clásica es ir con tu proyecto y tus números a un banco y ver qué tipo de financiación y qué condiciones te pueden ofrecer. Pueden ser líneas de crédito para que puedas contar con dinero en momentos puntuales que lo necesites o préstamos para hacer una inversión que luego vayas devolviendo. Eso sí, en estos casos, suelen pedir aval.

Espero que os haya resultado útil el post de cómo financiar un proyecto. Estos son las formas de financiación que considero que tienen más sentido para cuando se está comenzando con un proyecto. Ojalá en un tiempo pueda contaros otras porque dommuss siga creciendo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *