Vivir 100 años: cómo afectará a las familias la longevidad

vivir 100 años

Hace unas semanas he terminado de leer un libro que me habían regalado: La vida de 100 años: vivir y trabajar en la era de la longevidad.

Es un libro muy recomendable. Si os gusta la sociología, os va a apasionar. Yo me lo he leído como si fuera un thriller… Mi marido no daba crédito que me estuviera enganchando tanto a un libro así pero es que me ha encantado. Me parece súper acertado el planteamiento que hace.

El libro nos enfrenta a una realidad que vamos a tener que vivir muchos de nosotros y, sobre todo, muchos de nuestros hijos: llegar a ser personas centenarias. Es decir, vivir 100 años, o más.

¿Qué supone vivir 100 años? Como cuentan los autores del libro, nos lo deberíamos tomar como una bendición: tener unos 15 años más de vida para disfrutar y emprender proyectos, etc. Pero también se puede convertir en una maldición, porque se trata no sólo de vivir sino de vivir bien. Es decir, también hay que pensar cómo financiar una vida tan larga.

Sigue leyendo

Sandwich con ventana: una cena fácil para toda la familia

sandwich con ventana

Cuando pienso en los platos que más me apetecían para cenar cuando era pequeña siempre me acuerdo de una especie de flamenquines con pollo que os he enseñado algún día en Instagram y este sandwich con ventana, que es muy rico y además divertido porque cada uno tiene una técnica para comerlo 🙂 Los dos a mi madre le quedaban, ¡¡mmmm!!

Por eso, cuando desde Bimbo me escribieron para que pensara en alguna receta con sus panes, en seguida me vino esta a la cabeza.

Ingredientes del sandwich con ventana

Es una receta sencilla que se compone de ingredientes que gustan a todos:

Sigue leyendo

Organización familiar y doméstica para mayo y junio

Seguimos con nuestras pautas de organización familiar y doméstica. Os diré que yo, del mes pasado no he conseguido hacer casi nada: ni limpiar cajones de baños ni estanterías.  Pero sí terminé los álbumes de fotos que había empezado en febrero. No pasa nada, hay meses que no se puede y punto. Ya lo haremos más adelante 🙂

Esta vez, en lugar de para un mes, la organización familiar y doméstica será para dos meses: mayo y junio. 

La verdad es que las tareas que hay que hacer estos meses son bastante intercambiables de mes, y en función del tiempo que haga y de vuestros planes para el verano convendrá hacer antes unas u otras.

Sigue leyendo

Organización familiar y doméstica para abril

organización familiar y doméstica para abril

¡Ya hemos llegado a abril! Y hoy me sorprendía hablando de todo lo que quiero hacer en 2019 como si me quedara todo el año por delante… Pero no, ya nos hemos comido un trimestre entero. Como siga así llegamos a las vacaciones de verano y ni me entero.

Pero bueno, vamos con lo nuestro. ¿seguimos con nuestra año de organización familiar y doméstica? ¡Genial!

Abril creo que debemos plantearlo como un mes tranquilo. Por tres razones. Primero porque llevamos tres mesecitos bastante intentos y de vez en cuando hay que parar un poco.

Segundo porque además, así podemos aprovechar para terminar alguna de las cosas que nos hayan quedado a medias. El resto, ya las retomaremos el año que viene. Poco a poco.

Y tercero, porque está la Semana Santa de por medio y si nos vamos unos días por ahí, siendo realistas, no tendremos tanto tiempo.

Por eso este mes sólo vamos a concentrarnos en dos tareas más sencillas:

Sigue leyendo

Hábitos de consumo consciente o cómo comprar de forma más sostenible

hábitos de consumo consciente o cómo comprar de forma más sostenible

Seguimos con nuestra sección de Familia Eco. Hoy hablamos de lo importante que es abrir los ojos y empezar a hacer un consumo consciente. Por su puesto que debemos hacerlo por el planeta y por las futuras generaciones. Pero también debemos hacerlo por un motivo más inmediato: por nuestros hijos, porque la mejor forma de educar es con el ejemplo. Y si empezamos nosotros a comprar y consumir de forma más sostenible, así lo aprenderán ellos.

Este camino se empieza con pequeñas gestos: primero, empezarás por fíjate en lo que compras en el supermercado, luego comenzarás a reutilizar las bolsas de la fruta, dejarás de comprar productos que vienen en plástico recubierto de plástico… Y empezarás a fijarte en lo que siempre ha estado ahí, pero que nunca te habías parado a pensar, en cosas como por ejemplo la basura que generas (fíjate en qué bolsa llenas antes, la de plástico o la de orgánico…da qué pensar ¿verdad?) y de repente te encuentras cuestionándote y reflexionando sobre cosas a las que nunca ni siquiera miraste de soslayo.

Y ahí empezará todo, poco a poco te irás volviendo cada vez más consciente y responsable. Empezarás a adquirir hábitos nuevos, serás consciente de que las cosas tienen su valor y que hay que pagar justamente por ellas.

Sigue leyendo