5+1 consejos para cuidar tu ordenador

consejos para cuidar tu ordenador

Últimamente mi ordenador es mi bien más preciado. Es la herramienta de trabajo más importante que tengo y con la que más horas paso y es el lugar donde guardo más información de esa que bajo ningún concepto quiero perder… Vamos, que si algo le pasara a mi ordenador, ¡¡¡me da algo!!! Pero he pensado que con lo importante que es, no lo cuido lo suficiente.

Por eso, le he pedido a mi hermano pequeño, amante de la tecnología, que me ayude a elaborar una lista de los cuidados básicos para mantener tu ordenador joven y lozano.

ordenadro

Foto de Picography via Pixmania

1. Es preferible no tener siempre la batería conectada a la toma de corriente. Hacer un ciclo entero de carga y descarga de vez en cuando, alarga la vida útil de la batería. Este consejo es perféctamente válido para el uso del día a día: navegar por internet, preparar documentos, revisar y mandar mails, etc. A veces, si estas usando programas más pesados como edición de fotos o videos, juegos con muchos gráficos, programas de desarrollo, el ordenador funciona mejor, tiene más fuerza, si está conectado a la red. Lo mismo pasa cuando hay que hacer actualizaciones de software. 

2. También es bueno apagar el ordenador de vez en cuando. Esto sirve para resetear el sistema y la memoria. La frecuencia depende mucho de las marcas y del uso pero una vez cada tres días estaría bien. Yo este consejo es uno de los que más tengo que poner en práctica: en mi anterior trabajo, estaba acostumbrada a apagarlo todos los días cuando me iba pero ahora que me conecto al ordenador a cualquier hora, siempre lo tengo encendido…

3. Conviene cerrar programas que no se estén usando pero que están funcionando en segundo plano en administrador de tareas para que no esté tan cargada la memoria RAM. La explicación que me da mi hermano, es muy gráfica: “Imagínate que tienes un sofá con 5 plazas. Cada vez que abres un programa es como si se sentara una persona y cuando se te acaban las plazas se te acaba la memoria. Entonces para liberar espacio tienes que empezar a hacer levantarse a uno y a otro en función de quien quieres que esté sentado en ese momento (o que programa quieras usar). Esto gasta energía y esfuerzo.

Si cuando terminas de usar un programa lo cierras es como si le dijeras a una de las personas que están sentadas que ya se puede ir, que ya no necesita estar luchando por su plaza en el sofa. Por lo tanto las demás están más cómodas. Encima, para hacer las cosas más complicadas, programas como Photoshop gastan más o menos memoria en función de lo que hagan por lo tanto es como si les creciese el culo en tiempo real (!!!!), lo que hace que los demás programas vayan peor y que el propio photoshop esté más incomodo.” 🙂 Está clarísimo, ¿no?

ordenador

Foto de Unsplash via Pixmania

4. Acuérdate de expulsar dispositivos de hardware (discos duros externos, pinchos) antes de expularlos directamente. Así no te arriesgas a dañar la memoria. Cuando estos dispositivos están conectados están compartiendo información con el ordenador, lo cual quiere decir que están escribiendo y borrando cosas en sus “discos”. Si lo sacas de golpe a lo mejor le cortas en medio de un proceso importante y se estropea.

5. Por último, es recomendable hacer de vez en cuando una limpieza exhaustiva, por lo menos, una vez al año. ¿en qué consiste?

  • Revisión de programas: Seguro que te bajaste algún programa en un momento dado que no has vuelto a usar. Desinstala los programa que ya no necesitas.
  • Revisión de documentos: Igual que con los programas, a veces acumulamos miles de versiones de un documento cuando sólo nos interesa la última o documentos o archivos que carecen de importancia. Acaba con ellos sin piedad. 
  • Barrido general: borrrar basura, caches, descargas antiguas…. También puedes desfragmentar el disco (si tienes esa opción) o utilizar programas similares de ayuda. Para Mac he encontrado el Memory Clean. Pero bueno, no sé si ya estoy en ese punto. Igual para la próxima limpieza 😉

Ah, y el consejo de propina: Acordaros de hacer back ups. Antes de la limpieza por ejemplo, por si algo saliera mal. Y si usais mucho el ordenador, más a menudo. Así, aunque le pasara algo a vuestro ordenador (esperemos que no), siempre tendréis la información a buen recaudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *